Kinesióloga me masajea y se antoja de mi pichula y esto es lo que pasa después

0 views

Estaba bien estresado y llamé a una kinesióloga morenita para que me haga masajes bien ricos. Llegó así a la media hora y me empezó a manosear suavecito hasta que llegó a mi pichula negra y me preguntó si me la podía chupar. Diez minutos después ya me estaba cabalgando la verga y cachábamos bien rico. Buena vagina y buen ojete por mi mare.