Flaquita pituca de Barranco me ofrece el poto al ritmo del reggaeton en discoteca

0 views

Llevé a una chibola pituca de Barranco a mi barrio para una verdadera fiesta, y se puso bien arrecha. En el baño, le bajé la faldita y le sobé el ano con mi pene. Ella empezó a mojarse y a pedir que le entierre la pinga. Su culito estaba delicioso y me lo zampé sin decirle nada más y así me tiré a una blanconita que le gusta el reggaetón de barrio.