Un trío sabroso termina en una buena corrida de leche sobre la cara

0 views

Estaban dos ricas latinas ardientes, deseando mucho placer sexual, así que en el cuarto de hotel donde se encontraban, comienzan a jugar entre ella, chupándose las tetas y masturbándose, para hacer que su hombre acompañante, también se excitaran.

Cuando finalmente logran la deseada erección, el hombre toma a una de ellas y poniéndola sobre sus piernas, comienza a penetrarla, mientras ella desde arriba se movía ricamente, en eso su amiga acompañante, decide jugar con las tetas y el clítoris de la que es penetrada, haciendo que esta sienta un grandioso placer.

Después de toda la acción, el hombre decide que es momento de una buena mamada y sacándose el pene, deja que las chicas lo complazcan, hasta que este termina botando toda su leche en sus caras.