Desde pequeño veo a mi madrastra masturbándose, ahora que crecí quiero hacérselo a ella

0 views

Un pequeño niño, siempre se asomaba por la ranura de la puerta, del cuarto de su madrastra, siempre espiando cuando ella, se cambiaba de ropa y más cuando se masturbaba, todo eso siempre excitaba al joven.

Cuando este mismo, llegó a tener la edad ideal, siendo todo un joven, deja de espiar a su madrastra, abriendo la puerta, para poder ser el quien se la cogiera, la misma sorprendida, al inicio pone resistencia, pero el joven siendo insistente, logra hacer que su madrastra, le deje chuparle las tetas.

Finalmente, logrando que ella le dé permiso de masturbarla y cogérsela en todas las posiciones.