Le demuestra a su machete que ella manda dándole una rica jalada de tripa

0 views

Ya con la pinga en la boca jalándosela duro, se encuentra éste cuerazo dándole tan rápido y fuerte que se la lleva hasta la garganta haciendo que su macho grite de placer y le apriete duro las tetas, el macho le exige que se ponga de rodillas que quiere meterle la verga por la concha.
La hembra está caliente se agarra las nalgas se aprieta la piel el machete sigue cogiéndola agarrándola duro por las manos para sostenerse, pero la hembra lo que quiere es mamar, se voltea agarrando su pinga para seguir metiéndosela en la garganta y que su macho vea que es ella quien mamada.