Creyó que el chibolo no cogía y la puso a gritar

0 views

Ésta germa vestida con hermosa lencería saca la pinga de un machucante muy joven y comienza a pasarle la lengua y a batírsela en las tetas, se lo chupa rico metiéndoselo hasta la garganta quiere ponerlo bien pindinga, el chibolo solo repite que está muy rico, lo agarra de las pelotas y sigue mamando rápido y fuerte.
El chibolo se dobla un poco para mamarle las tetas, pero ella lo que quiere es mamar la pinga, se van a la cama, la pucha se abre bien las piernas, ella misma comienza a meterse la verga y a tocarse la concha, así siguen cogiendo con la hembra gritando y pidiendo que le den más duro.