Cuando se decide a cachar ella misma se da duro con la pinga en la concha.

0 views

Un cuerazo muy creyente tiene miedo de cachar, pero cuando se decide coge rico con su machete que la tiene bien abierta metiéndole la pinga duro por la concha, mientras ella se mete los dedos, le repite varias veces que no pare y que le dé más duro.
El macho la complace le agarra las tetas, se sostiene de ellas para empujarse más y poder mantener el ritmo que tiene a su germa bien cachonda, la toca por todas partes, sigue dándole rápido y fuerte, le mete los dedo en la concha.