Demuestra que merece el empleo jalando rico la pinga de su jefe

0 views

Cómodamente sentada con las piernas cruzadas se encuentra éste cuerazo, se recoge el cabello, se arrodilla frente a su machete para agarrar la pinga con la mano dándole una buena batida y metiéndosela en la boca bien profunda hasta la garganta.
Le pasa la lengua desde la punta hasta el tronco con la mano lo sube y lo baja mira al macho a los ojos para ver cómo se calienta, lo está poniendo bien cachondo, el solo se preocupa en disfrutar y en abrir las piernas para recibir la boca golosa de su hembra jalándole la tripa.