La descubren robando y el guardia la castiga cogiéndosela y echándole toda la leche en la cara

0 views

Dos luchadores realizando sus ejercicios para mantenerse en forma comienzan a emocionarse por tanto contacto por lo que deciden cachar y pasarla rico, el churro negro agarra la pinga del rubio se la mete en la boca y le lleva hasta la garganta dándole una buena mamada.
Se acuestan en la lona de ladito para que el machete rubio se coja al negro por el culo quien se jala la tripa y se voltea para que su macho vea lo caliente que lo pone, acaban al mismo tiempo dejando caer toda la leche en el pecho del machete negro.