La mamá de mi jefe disfruta de mi rica pichula cada vez que le voy a traer un encargo de su jato

0 views

La madre de mi jefe creo que quería pinga desde hace mucho tiempo. Cada vez que iba a su jato, ella me ofrecía juguito y me tocaba el hombro. Hoy me bajé el pantalón y no dudó en mamarme todita la pichula hasta el fondo. Su chucha estaba arrugada pero igual bien mojada. Cachamos en silencio para no incomodar a los del lado con los ricos gemidos que dan las flacas que prueban mi leche.