Liberan el cansancio por el ejercicio matutino echando una cogida de tres

0 views

Luego de una larga salida a correr por el barrio llegan éstos tres amantes hasta la piscina donde comienzan las germas a darse chapes y a meterse mano por todas partes, el entrenador se une y las hembras le tocan la verga para calentarla y hacer que él comience también a gozar con ellas.
Las mujeres se maman las tetas entre ellas, ponen calato al churro negro, le agarran la pinga ya dura se la meten en la boca escupiéndola para que ruede mejor entre las manos, así siguen el macho cogiéndoselas a una en una dentro del jato.