Llegan muy amorosos al jato para terminar cogiendo rico por el chiquito

0 views

Bien calientes dándose chapes entran al jato éste par de amantes, el macho excita al cuerazo metiéndole mano en la concha por encima de la ropa, le baja la blusa para apretarle rico las tetas y hacer que se caliente más, ella baja de rodillas y le mama la pinga.
El machete la pone de rodillas en la cama con el tarro hacia arriba para cogerla por la concha, la hembra se levanta un poco y comienza a dar brincos sobre la verga, recibiendo nalgadas para que se dé más rápido, así siguen cogiendo con la hembra sentada en la pinga metiéndosela hasta el fondo.