Madura peruana quiere probar que le metan el puño en la concha y la pone bien calentona

0 views

Esta mujer madura me dijo que quería experimentar más poses sexuales porque ya no tenía placer con su marido. Los traje para enseñarles el fisting, y aunque dudaron, al viejo le gustó meter su mano en la concha de su ñorsa y frotarle la vagina por dentro. Ni qué decir de la señora, toda excitada lubricaba por tener todo un brazo penetrándola.