Probándose lencería mama pinga y terminan cogiendo duro

0 views

Frente a un espejo se encuentra éste churro acariciando a su germa y poniéndola calata poco apoco, se van al sofá para darse chapes y tocarse por todas partes, el machete le agarra las tetas, se las mete en la boca, juega con ellas y hace que su hembra quiera cachar.
El cuerazo abre bien sus piernas mientras el churro le mama las tetas le mete los dedos en la concha, ella arrecha se pone en cuatro piernas y sigue cachando con el machete comenzando por darle una buena mamada llevándose la pinga hasta la garganta.