Nos conocimos en el hospital y luego me chupó la jeringa hasta sacarme la leche

0 views

Esta flaquita estaba también en el hospital y se la notaba que quería pichula. Me acerqué y conversamos un poco. Después de unas horas, aparecimos calatos en un cuarto de a quince y ella tenía la pinga en la boca. No quería más que chuparme las pelotas y hacerme un rico oral. En un rato me la cacho bien rico como macho chancador.