De una mamada le bate el tarro

0 views

Una pucha rubia tiene  su panocha sobre la boca de  su machucante, se sienta sobre  ella, se acaricia el tarro, para que el pajaro se ponga más duro, la pucha sube y baja su cuerpo, con las rodillas hace presión para que la chupen más duro.

El macho le está metiendo la lengua bien adentro, le abre la panocha con dos dedos para seguir metiéndole la lengua, le agarra el tarro y se lo mueve de un lado a otro, como si fuera una batidora, ambos están gozando y siguen con el canchis oral.