Una buena mamada sin soltar el control

0 views

Está una pucha completamente calata muy  pendiente de su  juego de videos, su macho la observa y comienza a tocarle la panocha, le mete la lengua, para ponerla pindinga, ella igual se emociona y festeja cuando sube de nivel en su juego.

El machucante sigue con su canchis, el  mismo la mueve, la voltea, la gira, la pone en 69, se la monta encima para mamarla completa, ella no suelta el control, y solo mira hacia el televisor, no importa su macho le ha dado unas buenas mamadas mientras ella juega.