Le pregunté qué pose quería, y me gritó que quería ANAL INTENSO en la cama de su ABUELA

0 views

Me cacho a esta señora una o dos veces al mes, y esta vez quiso ir más lejos y me pidió que le hiciera un rico anal para probar algo nuevo. La llevé al cuarto de su abuela, donde siempre tenemos el rico chuculún, y le metí mi pinga hasta el fondo de su trasero. La jerma gritó como puerca y terminó gustándole y disfrutando mi pingota dura. Como siempre, me va a pedir que la lechee en la cara.