Disfruta de su secuestro gozando con el dildo mecánico

0 views

Éste cuerazo se encuentra amordazada con las manos y piernas atadas, acaba de despertar no sabe donde está ni lo que le están haciendo, frente a ella está una máquina con una verga de plástico en la punta.
Se acerca un churro encapuchado, enciende la máquina directo en la concha del cuerazo con un rápido movimiento que hace que la hembra voltee los ojos, el macho le aprieta las tetas se las mama, le rocía un liquido en la concha para que siempre esté humedecida y goza viendo con la germa se vuelve loca le tiemblan las piernas mientras acaba.