Mi enamrorada se compró unas licras blancas y le completé con mi leche blanquita

0 views

Mi gorda se compró sus pantaletas blancas de catálogo porque sabe que me pone bien fierro la lencería. Y cuando la vi calatita, no pude resistirme a meterle la pinga hasta el fondo para que disfrutara bien rico de mi pichula. Ella me pidió que le agarrara bien fuerte y que le choque las pelotas en sus nalgas. Al final me corrí bien rico en su vagina, toda una delicia.